jueves, 21 de mayo de 2009

ENAMORAMIENTO ADOLESCENTE


Me hicieron ayer una entrevista virtual para una conocida revista de nuestro medio (Perú) y viendo que podría ser de utilidad para nosotros (que trabajamos con adolescentes) me atrevo a publicarla a fin de generar discusión sobre el tema. (El autor)

---------------------------------------------



¿Qué implica tener un enamorado en edad adolescente?


Por: Hans Gutiérrez

Psicólogo y Facilitador



--------------


Entrev. Se aborda distinto si se trata de una hija con enamorado que un chico con novia?


H.G. En la familia tradicional peruana sí se aborda el enamoramiento adolescente de acuerdo al sexo de los hijos. Aún se mantienen –asolapados- esquemas sexistas que desvirtúan la monogamia masculina y exacerban el “donjuanismo”. Por otro lado, en tono bajo pero constante limitan la “libertad” de las hijas.


Sin embargo, los tiempos han ido cambiando y el efecto de décadas de lucha, primero feminista y luego canalizada hacia una justa equidad entre ambos géneros ha rendido frutos.


Las madres y/o padres de ahora tienen más reparos que antes para prohibir y optan por ser “pasivos observadores” o ser “permisivos” ante la presencia de enamoradas(os) en la familia. Influye, en esto también, el acceso masivo a Internet y una televisión que resulta ser un inesperado “instructor de las tendencias culturales” en el mundo.


Si los padres accedieron a información equitativa (en términos de género) en su juventud, ésta influirá en el tipo de reglas que formarán parte de la crianza de sus hijas o hijos. Sí en la adolescencia a ellas y ellos se les cambian las reglas, los padres podrían enfrentar nuevas crisis, logrando probablemente un ambiente familiar rebelde y hasta anárquico.


Entrev. Deberían los padres permitir esa relación?


H.G. Los padres queremos que nuestras(os) hijos sean felices. Aspiramos a que puedan encontrar una pareja con la que puedan fundar un hogar y que esta relación resulte gratificante en términos de amor, comunicación y crecimiento personal.


Para lograrlo, hay que entender que antes se debe tener experiencia. Los enamoramientos adolescentes ayudan a conocer al sexo opuesto y sus diversos matices. La idea de que “el amor viene del cielo” y que la pareja que “te hará feliz” está predeterminada por el destino…es una ingenuidad.


En otras palabras, nuestro deber como padres es dejar vivir, generando espacios en donde nuestros hijos puedan ganar experiencias para así lograr la ansiada madurez. Sólo equivocándose y acertando podrán estar preparados para hacer frente al mundo, inclusive para ser emprendedores, buenos profesionales, buenos trabajadores…para ser un buenas personas.


Entrev. Existe una edad ideal para tener enamorado(a)?


H.G. La edad ideal para tener enamorada(o) no pueden imponerla criterios externos, ésta se encuentra en el grado de apertura de los padres de familia hacia este hecho.

Lo real es que los cambios hormonales y físicos producidos en la adolescencia marcan el inicio de la etapa reproductiva por lo que es natural que en dicha etapa surjan enamoramientos con el sexo opuesto.


La adolescencia se inicia a los 12 años y finaliza a los 18 cuando se es “mayor de edad”. Sin embargo, la realidad es otra: los científicos dividen a la adolescencia en dos momentos y sostienen que a los 14 años muchos inician sus primeros enamoramientos pues es la época de los mayores cambios físicos e independencia.


Entrev. Qué reglas los padres deben imponer para que la relación enamorados) sea sana?


H.G. La relación es sana cuando hay honestidad, se afirma la personalidad entre los enamorados y se genera desarrollo. Los padres deben impulsar, más que imponer, los mismos criterios en la vida familiar.


En términos más exactos: Honestidad acompañada por el respeto hacia la independencia y privacidad. Consideración y tolerancia, reforzando lo mejor de nuestros hijos sin dejar de ver los errores. Y, finalmente, orden, disciplina y planificación a través de un proyecto de vida.


Entrev. Cuáles son los principales temores de los padres?


H.G. El mayor temor de los padres sanos es truncar la vida de los hijos o echar a perder sus oportunidades para el éxito. En ese contexto está el inicio temprano de la vida sexual con el consecuente riesgo a un embarazo no deseado y el SIDA. También está el consumo y adicción a las drogas.


Un temor nunca expresado por los padres, pero vigorosamente latente, es la homosexualidad, pues se teme sobremanera la hostilidad y censura social, siempre lacerante y discriminadora.


Finalmente, genera mucho temor el desaprovechamiento y/o abandono de los estudios.


Entrev. Cuáles son los errores que se suelen cometer al abordar el tema?


H.G. El mayor problema de los padres es el miedo. Erróneamente solemos proyectar en nuestros hijos nuestras propias limitaciones y temores, ello nos lleva a actuar irracionalmente para evitarles cualquier fracaso. Paradójicamente, a pesar de nuestros esfuerzos, siempre ocurre justamente lo que más tememos.


Por ejemplo: Sí cuidamos exageradamente a nuestra hija adolescente (prohibiéndole enamorados o amigos) para evitar un embarazo temprano, el aislamiento la hará tan ingenua, que sin quererlo, la habremos inducido a una relación oculta o clandestina donde ella estaría totalmente desprotegida por la falta de experiencia y probablemente se embarace.


El miedo es nuestro principal limitante.


Entrev. La posibilidad de que la hija adolescente y el enamorado tengan relaciones sexuales puede enervar a los padres. Cómo conversar sobre ello con la hija?


H.G. Una hija que se ame no se embaraza fácilmente y tampoco forzará un inicio temprano y preocupante. El mayor protector de un ser humano es el amor y los hijos que se sienten realmente amados tienen menos riesgos que los demás pues son capaces de dialogar sanamente acerca del tema con sus padres.


Lamentablemente se confunde groseramente al amor con la sobreprotección y esto quiebra las posibilidades de nuestras hijas e hijos para abrirse sanamente al mundo, pues los limita y hasta inutiliza. Amar es dar oportunidad para el crecimiento personal.


Aquellos que ven al sexo como un sinónimo de pecado y perversión obviamente sobreprotegerán para hacerlas “niñas eternas” y por tanto se molestarán cuando de hablar de sexo se trate pues esto es un signo inequívoco del camino a la adultez.


Entrev. Deberían dejar que ella decida tener sexo? Qué es lo más saludable en estos casos?


H.G. Lo mejor es dialogar y generar madurez en las hijas, sugiriendo, postergar lo más posible el inicio de la vida sexual. Esto debe ser tomando con seriedad, hablando acerca de los riesgos y responsabilidad que la vida sexual trae consigo. Debemos informar sin prejuicios o buscar ayuda profesional para orientar adecuadamente.


Sin embargo, en lo posible el tener o no tener relaciones sexuales o genitales debe ser una decisión pensada en un ambiente de aceptación familiar y amor hacia sí misma pensando en su futuro.


------------------


Un abrazo



Hans Gutiérrez

Psicólogo y Facilitador


4 comentarios:

Orlando dijo...

Estimado Hans, buscando en internet
encontre su informe sobre Enamoramiento Adolescente.
Es por ello si aun esta vigente agradecere me pueda ayudar por correo ya que no dispongo los recursos para visitar un profesional en chile.
Muchas gracias.
Orlando

Orlando dijo...

Favor necesito de su ayuda via correo electronico.
No dispongo de los recursos para visitar en profesional en Chile.
Muchas graciass
Christian

Orlando dijo...

Estimado Hans, buscando en internet
encontre su informe sobre Enamoramiento Adolescente.
Es por ello si aun esta vigente agradecere me pueda ayudar por correo ya que no dispongo los recursos para visitar un profesional en chile.
Muchas gracias.
Orlando

Orlando dijo...

Estimado Hans, buscando en internet
encontre su informe sobre Enamoramiento Adolescente.
Es por ello si aun esta vigente agradecere me pueda ayudar por correo ya que no dispongo los recursos para visitar un profesional en chile.
Muchas gracias.
Orlando