domingo, 21 de diciembre de 2014

EL PODER DEL ANILLO (post Felipe Iannacone)


Érase una vez un joven que acudió a un sabio en busca de ayuda.

- Vengo, maestro, porque me siento tan poca cosa que no tengo ganas de hacer nada. Me dicen que no sirvo, que no hago nada bien, que soy torpe y bastante tonto. ¿Cómo puedo mejorar? ¿Qué puedo hacer para que me valoren más?

El maestro, sin mirarlo, le dijo: «Cuánto lo siento, muchacho. No puedo ayudarte, ya que debo resolver primero mi propio problema. Quizá después…». Y, haciendo una pausa, agregó: «Si quisieras ayudarme tú a mí, yo podría resolver este tema con más rapidez y después tal vez te pueda ayudar».

- E…ncantado, maestro -titubeó el joven, sintiendo que de nuevo era desvalorizado y sus necesidades postergados.

- Bien -continuó el maestro. Se quitó un anillo que llevaba en el dedo meñique de la mano izquierda y, dándoselo al muchacho, añadió-: Toma el caballo que está ahí fuera y cabalga hasta el mercado. Debo vender este anillo porque tengo que pagar una deuda. Es necesario que obtengas por él la mayor suma posible, y no aceptes menos de una moneda de oro. Vete y regresa con esa moneda lo más rápido que puedas.

El joven tomó el anillo y partió. Apenas llegó al mercado, empezó a ofrecer el anillo a los mercaderes, que lo miraban con algo de interés hasta que el joven decía lo que pedía por él.

Cuando el muchacho mencionaba la moneda de oro, algunos reían, otros le giraban la cara y tan sólo un anciano fue lo bastante amable como para tomarse la molestia de explicarle que una moneda de oro era demasiado valiosa como para entregarla a cambio de un anillo. Con afán de ayudar, alguien le ofreció una moneda de plata y un recipiente de cobre, pero el joven tenía instrucciones de no aceptar menos de una moneda de oro y rechazó la oferta.

Después de ofrecer la joya a todas las personas que se cruzaron con él en el mercado, que fueron más de cien, y abatido por su fracaso, montó en su caballo y regresó.

Cuánto hubiera deseado el joven tener una moneda de oro para entregársela al maestro y liberarlo de su preocupación, para poder recibir al fin su consejo y ayuda.

Entró en la habitación.

- Maestro -dijo-, lo siento. No es posible conseguir lo que me pides. Quizás hubiera podido conseguir dos o tres monedas de plata, pero no creo que yo pueda engañar a nadie respecto del verdadero valor del anillo.
 
- Eso que has dicho es muy importante, joven amigo -contestó sonriente el maestro-. Debemos conocer primero el verdadero valor del anillo. Vuelve a montar tu caballo y ve a ver al joyero. ¿Quién mejor que él puede saberlo? Dile que desearías vender el anillo y pregúntale cuánto te da por él. Pero no importa lo que te ofrezca: no se lo vendas. Vuelve aquí con mi anillo.

El joven volvió a cabalgar.

El joyero examinó el anillo a la luz del candil, lo miró con su lupa, lo pesó y luego le dijo al chico:  

- Dile al maestro, muchacho, que si lo quiere vender ya mismo, no puedo darle más de cincuenta y ocho monedas de oro por su anillo.

¿Cincuenta y ocho monedas? -exclamó el joven.

– Sí -replicó el joyero-. Yo sé que con tiempo podríamos obtener por él cerca de setenta monedas, pero si la venta es urgente…

El joven corrió emocionado a casa del maestro a contarle lo sucedido.

- Siéntate -dijo el maestro después de escucharlo-. Tú eres como ese anillo: una joya, valiosa y única. Y como tal, sólo puede evaluarte un verdadero experto. ¿Por qué vas por la vida pretendiendo que cualquiera descubra tu verdadero valor?
Y, diciendo esto, volvió a ponerse el anillo en el dedo meñique de su mano izquierda.

Tomado de Facebook, 
posteado por 
Felipe Iannacone.


martes, 16 de diciembre de 2014

viernes, 5 de diciembre de 2014

PARÁLISIS DEL SUEÑO, ¿ATAQUES DEL MÁS ALLÁ?



.
Te despiertas en mitad de la noche y te encuentras que no puedes moverte ni gritar para pedir ayuda. Apenas eres capaz de respirar, incluso sientes un peso en el pecho. Sientes una presencia junto la cama, sientes que es negativo, pero lo más importante, te sientes impotente para poder reaccionar. Independientemente de la explicación médica, o la teoría paranormal para este fenómeno sorprendentemente común que afecta a miles de personas, no se puede negar que se trata de una experiencia aterradora para quien lo sufre.


PARÁLISIS DEL SUEÑO, ¿FENÓMENO PARANORMAL?


Algunas de las víctimas de esta horrible condición son capaces de convencerse de que la experiencia no era más que un sueño o incluso de una pesadilla terrorífica. Otras personas permanecen convencidas de que han sido atacadas por una entidad sobrenatural. Estos últimos afirman que su agresor es en realidad un fenómeno externo y no de un estado producido por su subconsciente. Sin embargo, como siempre los expertos sobre sueños y psicólogos descartan que esto sea un fenómeno paranormal, explicando que los pensamientos, imágenes y sensaciones liberados del subconsciente de una persona son en última instancia ajena al individuo. Pero la realidad es mucho más compleja, ya que el estado de sueño es un fenómeno que actualmente tiene muchas cuestiones sin respuesta. En todo el mundo, y con el paso del tiempo, los aspectos fisiológicos de la parálisis del sueño han sido y siguen siendo los mismos, independientemente de la raza, la religión o la cultura de la víctima. Son las interpretaciones casi incontables de estos síntomas, que hacen que la parálisis del sueño sea uno de los fenómenos paranormales más temidos.


UNA BREVE EXPLICACIÓN SOBRE LA PARÁLISIS DEL SUEÑO


La parálisis del sueño está estrechamente relacionada con la parálisis natural que ocurre en el sueño REM (en inglés “Rapid Eye Movement” o “Movimiento Rápido de los Ojos”) del estado de sueño. La víctima está totalmente consciente y alerta, sin embargo, el cuerpo permanece paralizado. En este estado, el cerebro es capaz de manifestar unas visiones que son vividas intensamente, sin que el cuerpo no pueda reaccionar. La reacción comprensible a este escenario es el miedo y el pánico, siendo para la victima una experiencia terriblemente real. Todos los sentidos naturales del individuo permanecen en pleno funcionamiento, es decir, olor, gusto, tacto, oído y la vista estando estos presentes aumentando el terror. Durante el sueño REM el metabolismo es más lento, el ritmo cardíaco se reduce, como también la presión arterial y la frecuencia respiratoria. Junto con todo esto viene la parálisis muscular, siendo todas estas un mecanismo de seguridad para evitar lesiones durante el estado de sueño. Con el latido del corazón y la frecuencia respiratoria reducida la víctima experimentará la sensación de presión en la pared torácica y dificultad para respirar. En este estado natural de miedo y de pánico, la víctima puede sentir una sensación de peso en su pecho.



EXPLICACIONES PARANORMALES


Muchos expertos en lo paranormal afirman que algunas personas que experimentan la parálisis del sueño están siendo sometidas por entidades negativas. Ha habido muchos informes sobre extrañas experiencias durante la fase de transición entre el sueño y la vigilia (llamado el estado hipnagógico). Es bien sabido que las visitas se producen durante el sueño, ya que es el momento más desprotegido para nuestro ser y relativamente fácil para un espíritu o entidad comunicarse con nosotros. Según las experiencias personales, hay espíritus o entidades que optan por el asalto psicológico o físico contra la víctima. Algunas personas incluso dicen ser asaltadas sexualmente por una fuerza desconocida, comúnmente conocidos como Incubus. Un íncubo es un demonio en forma de macho que asaltan sexualmente a las mujeres mientras duermen. (Un súcubo, es el demonio hembra).


ABDUCCIONES EXTRATERRESTRES


La abducción extraterrestre es otra de las posibles teorías a la parálisis del sueño, debido a que muchos informes sobre abducciones por lo general comienza cuando la víctima cae en el sueño, despertándose incapaz de moverse, sintiendo una presencia en la habitación, viendo uno o más seres de pie junto la cama para despertar con la sensación muy extraña y con vagos recuerdos de lo que realmente pasó. Muchas de estas personas tratan de recordar estas experiencias utilizando la hipnosis. Durante la hipnosis la victima vuelve al inicio de la parálisis o del secuestro. La mayoría experimentan recuerdos de haber sido “sacado” de su dormitorio y llevados a un lugar desconocido. Algunos recuerdan a seres grises con grandes ojos y cuerpos delgados realizándole experimentos. Cuando la víctima despierta, vuelve de nuevo a la cama. 



LA PARÁLISIS DEL SUEÑO Y FOLCLORE


En muchas sociedades anglosajonas se conoce como “La vieja bruja (Old Hag)”, donde la víctima por lo general se despierta con una sensación de terror, con dificultad para respirar debido a un peso invisible en el pecho y sin poder moverse.

  • En Fiji la parálisis del sueño se interpreta como un ser poseído por un demonio. En muchos casos el “demonio” puede ser el espíritu de un difunto pariente que ha vuelto para terminar algo pendiente, o simplemente necesita comunicar una noticia importante para los familiares.
  • En Nigeria, la parálisis del sueño es mucho más común entre los africanos nativos que en la población blanca y con frecuencia se hace referencia en las comunidades africanas como el “Diablo en la espalda”.
  • La parálisis del sueño en la cultura china se conoce como “fantasma sobre el cuerpo” o “fantasma en la cama”.
  • En la cultura coreana, la parálisis del sueño se asocia con fantasmas o espíritus que se colocan en la parte superior o presionando el pecho de la víctima.
  • En Camboya, la parálisis del sueño se describe como una persona que está durmiendo y sueña que una o más apariciones fantasmales están cerca. La víctima suele pensar que está despierta, pero incapaz de moverse o emitir sonidos.
  • En la cultura vietnamita, la parálisis del sueño significa que la victima es sujetada por un fantasma o por una sombra.
  • En Islandia, la cultura popular de la parálisis del sueño se cree que un duende o súcubo (normalmente una mujer) causa las pesadillas.
  • Otras culturas europeas tienen variantes del mismo folclore pero con diferentes nombres.
  • En México se cree que la parálisis del sueño es causada por el espíritu de una persona muerta. Este fantasma en particular, se acuesta sobre el cuerpo de la víctima para dormir, sin permitir a la víctima moverse.


A TENER EN CUENTA


Es importante apuntar que si una persona tiene la experiencia de la parálisis del sueño, lo primero es averiguar todos los detalles acerca de la historia médica de la misma persona, trastornos en el sueño, el estilo de vida, etc…Una de las preguntas que hay que hacernos es si la parálisis del sueño se ha iniciado antes o después de sus experiencias. También hay que saber cuántos episodios de la parálisis del sueño se han experimentado, cuando empezaron y si alguien de la familia o amigos han sufrido el mismo fenómeno. En muchas ocasiones la parálisis del sueño puede tener una explicación médica, pero en otros muchos casos la parálisis no tiene explicación científica, siendo lo desconocido nuestra peor pesadilla.


Fuente: Fenómenos Paranormales 
Tomado de: http://www.miscuriosidades.com/2014/11/paralisis-del-sueno-ataques-del-mas-alla.html#more