lunes, 5 de noviembre de 2018

LA SONRISA DE KEIKO


Por Hans Gutiérrez*

La foto de una sonriente señora Fujimori segundos antes de ser trasladada a un presidio limeño llamó poderosamente la atención de la ciudadanía. Y es que este detalle dejó en muchos una inquietante sensación debido a la extraña sonrisa que mostró la hasta hace poco líder más poderosa del Perú. Debido a que este escriba comparte la misma inquietud, en este post intentaré intuitivamente tipificar cuáles son los estados anímicos que se expresan en su rostro y desde esa premisa interpretar los resortes internos que subyacen detrás de la anecdótica sonrisa de Keiko Fujimori.
.
Para ello, usaré dos técnicas. La primera, aquella técnica pictórica que se deriva del retrato. Como es bien sabido, los dibujantes intentamos siempre capturar a través del dibujo el rictus característico del rostro, que de algún modo plasma el mundo anímico del ocasional modelo, aquello que lo hace esencialmente único. La segunda, es una técnica llamada “focusing”. Una suerte de lectura consciente de las sensaciones con la que uno se ve impregnado ante la presencia de otra/o, a quien se le observa desde la emocionalidad. Una práctica común entre aquellas/os facilitadores del ser que inhiben el filtro de la racionalidad (que muchas veces puede ser engañoso) para ver las cosas con auténtica claridad ejercitando la asertividad, desde el corazón.
.
Para este análisis, es menester y ético describir el entorno y las circunstancias en las que emerge la sonrisa de Keiko Fujimori.
.
.
ANTECEDENTES

Como se recordará, luego de 08 días consecutivos de argumentos y pruebas presentadas por el fiscal que vio el caso, logró convencer al juez del peligro de fuga de la señora Fujimori por lo que éste determinó su prisión preventiva por 36 largos meses. Días antes, ésta señora fue liberada luego de 08 días de detención, por el mismo caso, aduciendo inconsistencias procesales. Su libertad aquel día nos mostró el lado humano de Keiko, quien auténticamente hizo ver su vulnerabilidad llorando al salvar su efímera libertad. A decir verdad, Fujimori vive una larga pesadilla.
.
Me pongo en los zapatos de ella y ciertamente me aterra pensar en perder la libertad y la cálida cercanía de mis seres queridos. Más terrible aún, pensar en un escenario nacional donde ella que gozó de gran fama y respaldo incondicional pase la tremenda humillación de no solo perder el multitudinario amor del pueblo sino descubrir, sorprendida, su reciente antipatía y desconfianza. Gran golpe al ego: el pasar de ser la mujer más poderosa del Perú a una vulgar delincuente apresada.
.
Finalmente, Keiko y sus allegados tuvieron mucho poder y lo hicieron sentir a todo el país desde una estricta organizacional vertical, erigiéndose ella como el sol de una poderosa constelación. Y, en ese sentido, es posible que fuese desbordada por la soberbia, el control consentido y el miedo. ¿Qué quiero decir? Pues, que una persona con tanto poder, influencia y arraigo no está ajena al crecimiento desmesurado de su ego. Más grande la torre más terrible la caída”.
.
TÉCNICA DEL RETRATO




ANÁLISIS
.
Las líneas de las cejas, en la foto de estudio de Keiko Fujimori, se orientan al centro de su rostro. Esta dirección del flujo gestual en forma de flecha hacia la zona central de la cara es típica de aquellos que experimentan enojo, rabia, molestia.

.
Por otro lado, las líneas de expresión de la boca tienen un efecto contrario al de las cejas. En la foto analizada éstas tienden a expandirse desde la boca con dirección al cielo. Son líneas que determinan alegría, júbilo, felicidad.  



.
¿Qué nos muestra en conjunto ambas posturas aparentemente opuestas?
.
Pues, en principio la presencia de un personaje público, como el de una actriz que nos muestra un gesto y una mueca pueril basado en un papel y no una emoción real y empática. Una negación de su ser. Es una sonrisa inauténtica, una alegría incongruente, una postura. Probablemente la vivencia de una personalidad que se protege dando paso a un personaje público creado para hacer frente al dolor que le pueden infringir enemigos y detractores públicos con sus opiniones y puyas, a veces de odio.
.
También, el rostro que nos muestra la foto de estudio, nos hace ver -en conjunto- una expresión que genera temor a raíz de una evidente hostilidad reprimida. Las líneas de expresión descritas se asocian a personajes colindantes con la maldad, en ese sentido, su sonrisa puede asociarse a lo macabro. Ejemplo.


.
TÉCNICA FOCUSING.
.
Las sensaciones que me deja la foto en cuestión me impactan por el relativo temor que infunde. Siento algo de miedo, me ocurre a veces cuando encuentro personas capaces de ocultarse ante todos y capaz de hacer con gran intensidad mucho para bien y para mal, lo que puede interpretarse como transgresión. Debo decir con honestidad, que también percibo, muy oculto, a un ser humano con sensibilidad y ternura, pero el camino entre ambas opuestas dimensiones está limitado por mucha distancia y frialdad con los demás. Obviamente ese fondo emocional de Keiko es el espacio que sus seguidores tratan o intentan conquistar siempre.


* Hans Gutiérrez. Psicólogo, psicoterapeuta, facilitador y caricaturista.

No hay comentarios: