viernes, 13 de marzo de 2009

ELMO MOLINA: DE PANDILLERO A PACIFICADOR

.

Lo recuerdo claramente, apareció acompañado por Fico Tong, quien lo traía como panelista para un Talk Show sobre PANDILLAS organizado por la RED DE LÍDERES ADOLESCENTES de aquel entonces. Era un ya muy reconocido líder de la margen izquierda del Río Rímac.

Alto, fuerte y cobrizo. De pelo largo e hirsuto, delgado y lleno de cicatices, tantas como sus llamativas sortijas y cadenas. Imposible no impresionarse, emanaba una sensación de ferocidad que paralizaba. Sin embargo, a los pocos segundos sonreía como un niño dejando ver su alma buena y su diente estrellado, al más puro estilo "Pedro Navaja". Todo un personaje.

Contaba que vivió mucha violencia, que la calle era su casa y "Los Alcones" su familia. Que pasó navidades tristes tumbado sólo en una mísera esquina, que caminaba con dos machetes al cinto, que los vecinos huían sólo al verle aparecer, que era muy temido, que su pandilla había logrado expandirse hasta dominar territorios limeños nunca soñados aniquilando o incorporando a otras. Se fue haciendo famoso por estar en "maranguita" o por salir de contrabando al extranjero, siempre como el feroz Elmo Molina.

Vino a mi mostrándome a su único hijo David, un bebé por aquellos días, por quien juró cambiar al mundo para que haya menos violencia, para que viva en paz. El amor por su familia emocionaba pues vibraba con sentimientos muy tiernos a pesar de su dureza.

Se dedicó a pacificar su barrio El Planeta, Cárcamo, Conde de la Vega y nos trajo al programa una retafila de "gatitos" manzos llenos de cicatrices por arma blanca o por bala. Las circunstancias hicieron que este tema sea parte de la agenda pública. Las pandillas se convirtieron en un agudo problema de seguridad ciudadana y Elmo colaboraba con nosotros, en ese entonces el PROMUDEH, ahora MIMDES para "desarticularlas". Así de sencillo.

¡Elmo hay pobladores que se quejan de pandillas en PRO! "...¡vamos entonces pé barrio!" contestaba. Que hay problemas con pandilleros en El Agustino "...¡vamos pe´chochera!", que pandillas en Villa El Salvador, en Puente Piedra, el Villa María y de sus boca nunca, nunca escuché un no.

Cumplió su promesa. Efectivamente, hablaba a "la gente" y le comprendían. No sé que le hacía tan diferente a nosotros "los profesionales", "los especialistas". Será su actitud de bonachón, su siempre actualizada jerga, su chispeante alegría o finalmente el peso de todo lo vivido que le ponía un valor agregado a cada palabra suya, a cada gesto. Era un "rankeado" y eso se podía notar sin mirarle, sólo con escucharle.

Ese mando natural que exudaba llegaba a los corazones de los más rebeldes y fieros pandilleros, quienes le reconocían superioridad y por eso mismo respeto. Era un general sin galones que inmediatamente lograba ascendencia entre sus subordinados. Era increible escucharlo.

Su fama de buen orador empezó a crecer tanto que autoridades de diversos Ministerios le invitan a foros en donde cautiva y "atrazaba" a doctos, a cesudos consultores y afamados investigadores. Los auditorios se rinden ante él pidiendo su número telefónico, consejos y apoyo que siempre lograban del buen Elmo. Por otro lado, lo calificados especialistas gracias a él pudieron traducir la organización y filosofía pandilleril en sendos libros de consulta e inclusive en programas televisivos. Muchos se aprovecharon de él.

Han pasado años del que ahora es "mi compadre" y sigue en la brega. Se autodenomina pacificador y gratuitamente -sin respaldo institucional- ofrece su experiencia para mediar entre los revoltosos. En su cosecha están Pandillas, barras bravas, dirigentes belicosos de construcción civil, barrios linchadores, pirañitas, bandas de ladrones, etc.

El Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana lo usó como charlista en diversas ciudades del pais, tratando de aconsejar a sus jóvenes violentos promoviendo seguridad para sus comunidades. Lástima del CONASEC, sus policías, que hablaban como policías no conseguían la desinteresada adherencia de su público objetivo. Cosa que mágicamente sí lograba Elmo.

También ha viajado al exterior, a Colombia, esta vez legalmente y causó un alboroto por su discurso y sabiduría. También trabajó para una ONG internacional y gracias a su calidez logró que el público colaborara desinteresadamente con el proyecto encargado haciéndolo el más exitoso de la región.

No llegó a la Universidad como estudiante, pero sí llegó a ella para enseñar. "...así es pé batería, me voy a banderear". Con el tiempo me di cuenta que él es un facilitador, un facilitador nato. Un facilitador de quien hay mucho que aprender por lo que estará con nosotros en la 2da. CONVENCIÓN DE FACILITADORES DEL PERÚ, 27, 28 Y 29 de junio del 2009. Elmo Molina está con DH FACILITADORES. "...cuidese pe mi manayer jajajaja...cualquier cosita de charlitas boteme la bulla osea pasame la voz jajajajaja..."

No puedo terminar esta nota sin recordar su imagen de ex - pandillero, vestido como Papá Noel y riendo con sonoros jo, jo, jós a los niños de Cárcamo regalándoles juguetes en su ya tradicional "ChocoRED" de pascuas, que organiza cada año con su mejor voluntad.

Un abrazo

Hans Gutiérrez
moderador
DH FACILITADORES